8 Pues, ¿qué esperanza tienen los incrédulos cuando Dios acaba con ellos
y les quita la vida?