24 Cuando estaban desanimados, yo les sonreía;
mi mirada de aprobación era preciosa para ellos.