18 Aun los cautivos logran tranquilidad en la muerte,
donde no hay guardias que los maldigan.