8 Que maldigan ese día los expertos en maldiciones,
los que, con una maldición, podrían despertar al Leviatán.