23 Y sé que me envías a la muerte,
el destino de todos los que viven.