25 ¿No lloraba yo por los que estaban en apuros?
¿No me lamentaba profundamente por los necesitados?