3 Están flacos por el hambre
y huyen a los desiertos,
a tierras baldías, desoladas y tenebrosas.