11 Pues la codicia sexual es un pecado vergonzoso,
un delito que debería ser castigado.