22 entonces, ¡que se disloque mi hombro!
¡Que mi brazo se descoyunte!