30 No, nunca he pecado por maldecir a nadie
ni por pedir venganza.