14 Pues Dios habla una y otra vez,
aunque la gente no lo reconozca.