28 Dios me rescató de la tumba
y ahora mi vida está llena de luz”.