24 Él lleva a los poderosos a la ruina sin consultar a nadie,
y pone a otros en su lugar.