30 Él no deja que los incrédulos gobiernen,
para que no sean una trampa para la gente.