22 También el esplendor dorado proviene del monte de Dios;
él está vestido de deslumbrante esplendor.