29 Desde allí acecha a su presa
vigilándola con ojos penetrantes.