10 Y como nadie se atreve a molestarlo a él,
¿quién podrá hacerme frente a mí?