26 No hay espada que pueda detenerlo
ni lanza, ni dardo, ni jabalina.