9 porque nosotros nacimos apenas ayer, y no sabemos nada;
nuestros días sobre la tierra son tan fugaces como una sombra.