16 La voz del Señor
pronto rugirá desde Sión
y tronará desde Jerusalén
y los cielos y la tierra temblarán;
pero el Señor
será un refugio para su pueblo,
una fortaleza firme para el pueblo de Israel.