12 Así que dame la zona montañosa que el Señor
me prometió. Tú recordarás que, mientras explorábamos, encontramos allí a los descendientes de Anac, que vivían en grandes ciudades amuralladas. Pero si el Señor
está conmigo, yo los expulsaré de la tierra, tal como el Señor
dijo».