8 Por el contrario, aférrense bien al Señor
su Dios como lo han hecho hasta ahora.