14 —Ninguno de los dos —contestó—. Soy el comandante del ejército del Señor
.
Entonces Josué cayó rostro en tierra ante él con reverencia.
—Estoy a tus órdenes —dijo Josué—. ¿Qué quieres que haga tu siervo?