21 Entre el botín, vi un hermoso manto de Babilonia,
doscientas monedas de plata
y una barra de oro que pesaba más de medio kilo.
Los deseaba tanto que los tomé. Está todo enterrado debajo de mi carpa; la plata la enterré aún más profundo que el resto de las cosas.