28 Luego Josué incendió la ciudad de Hai,
la cual se convirtió en un montón de ruinas y aún sigue desolada hasta el día de hoy.