8 Prendan fuego a la ciudad, tal como el Señor
lo ordenó. Esas son las instrucciones».