29 Entonces María salió enseguida a su encuentro.