28 Entonces habló una voz del cielo: «Ya he glorificado mi nombre y lo haré otra vez».