39 Pero la gente no podía creer, porque como también dijo Isaías: