8 —¡No! —protestó Pedro—. ¡Jamás me lavarás los pies!
—respondió Jesús—,