31 —preguntó Jesús—.