5 Ahora, Padre, llévame a la gloria que compartíamos antes de que comenzara el mundo.