30 Después de probar el vino, Jesús dijo:
Entonces inclinó la cabeza y entregó su espíritu.