33 Cuando llegaron a Jesús, vieron que ya estaba muerto, así que no le quebraron las piernas.