31 Pero estas se escribieron para que ustedes sigan creyendo
que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, al creer en él, tengan vida por el poder de su nombre.