2 Una noche, fue a hablar con Jesús:
—Rabí
—le dijo—, todos sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos. Las señales milagrosas que haces son la prueba de que Dios está contigo.