7 Así que no te sorprendas cuando digo: “Tienen que nacer de nuevo”.