37 Ya saben el dicho: “Uno siembra y otro cosecha”, y es cierto.