7 Poco después, llegó una mujer samaritana a sacar agua, y Jesús le dijo: