40 Sin embargo, ustedes se niegan a venir a mí para recibir esa vida.