3 Entonces Jesús subió a una colina y se sentó allí rodeado de sus discípulos.