37 Sin embargo, los que el Padre me ha dado vendrán a mí, y jamás los rechazaré.