6 Luego escupió en el suelo, hizo lodo con la saliva y lo untó en los ojos del ciego.