3 De modo que, al ver que no vendrían, arriesgué mi vida y salí a combatir sin ustedes, y el Señor
me dio la victoria sobre los amonitas. Así que, ¿por qué vienen ahora a pelear conmigo?