2 Un día le dijo a su madre:
—Te oí maldecir a la persona que te robó mil cien piezas
de plata. Bueno, yo tengo el dinero; fui yo quien lo tomó.
—El Señor
te bendiga por haberlo admitido —respondió la madre.