6 —Vayan en paz —respondió el sacerdote— porque el Señor
estará vigilando el camino por donde van.