19 —¡Eran mis hermanos, los hijos de mi propia madre! —exclamó Gedeón—. Tan cierto como que el Señor
vive, les aseguro que no los mataría si ustedes no los hubieran matado a ellos.