21 »Otros oyeron mis lamentos
pero nadie se volvió para consolarme.
Cuando mis enemigos se enteraron de mis tribulaciones
se pusieron felices al ver lo que habías hecho.
Oh, manda el día que prometiste,
cuando ellos sufrirán como he sufrido yo.