5 Sus opresores son ahora sus amos
y sus enemigos prosperan,
porque el Señor
castigó a Jerusalén
por sus muchos pecados.
Sus hijos fueron capturados
y llevados a tierras lejanas.