22 ¡el fiel amor del Señor
nunca se acaba!
Sus misericordias jamás terminan.